1

La mokotsa de toda la vida

Bizkarra celebra la Pascua volviendo a la receta tradicional, de pan y huevo duro. Es el clásico regalo que los padrinos ofrecen a sus ahijados en estas fechas.

Volver a los orígenes y a lo natural, sin artificios pero con todo el sabor de lo auténtico. Bajo estos parámetros se han planteado en Bizkarra las mokotsas que este año elaborarán por Pascua, una receta que los padrinos han venido utilizando para obsequiar a sus ahijados en las fechas cercanas a la Semana Santa.

Azucarándose

El paso del tiempo había ido añadiendo dulzor a la composición básica de la mokotsa.

Primero se sustituyó el pan por un bollo suave, tipo “brioche”, y poco después el cambio fue a más al “jubilar” el huevo de gallina por otro de chocolate. Pero los cambios no quedaron aquí,  progresivamente las virutas dulces, los adornos de las plumas, los regalos sorpresa incluidos, las piruletas incrustada e incluso las figuritas con forma de animalito se habían ido acumulando encima de una, cada vez, más recargada mokotsa.

Volver a la esencia

Ya se sabe que tras una época barroca vuelve el clasicismo y viceversa.

Al igual que al arte, la moda o la decoración, la sencillez ha llegado a las mokotsas que este año saldrán del obrador central de Bizkarra. Harina, sal, agua y levadura, sin olvidar el huevo, serán en esencia los ingredientes que combinados de la manera precisa harán las delicias de muchos niños y niñas.

En su momento

Como ocurre con casi todas las delicias de temporada que se elaboran en Bizkarra, las mokotsas estarán a disposición del público únicamente durante unas fechas determinadas. Es la forma que tienen en Bizkarra de conservar la esencia de los productos asociados a días o temporadas concretas. Por eso, al igual que el roscón de Reyes de esta firma solo se puede degustar a primeros de enero, las mokotsas estarán disponibles en sus establecimientos desde el fin de semana anterior hasta finalizar la semana de Pascua.

 

Bizkarra